21 nov. 2006

Interesante

Edición del: 20/11/2006
La última, inconclusa e inédita nota
Hace dos viernes, Julio Ramos disponía de una razonable vitalidad en la clínica. Tanto que habló con humor por teléfono, en largas charlas y reclamando visitas para el día siguiente (lo que no era común pues, temeroso de los virus, no gustaba de las visitas que tampoco aconsejaban los médicos). Y, entre otras tareas, también escribió una nota para el diario, «más pensativa que ésas que escriben ustedes con tanta información» -explicó-, aunque postergó el final para el día siguiente. No hubo normalidad para el día siguiente: desde ese sábado le incorporaron una mascarilla de oxígeno, 48 horas más tarde ingresó entubado en terapia intensiva. Aquí va la nota, tal cual la escribió Ramos y con el vacío de un final inconcluso. Un testimonio.

Temporariamente aislado por razones de salud el periodista tiene más tiempo para la meditación que en el trajinar diario. Le faltan diálogos clave pero posee toda la información que le dan la lectura, debates televisivos y declaraciones radiales.

Es evidente que el tema que resalta es si será Néstor Kirchner o su esposa Cristina la candidata del Frente para la Victoria, el partido del gobierno.

Los tiempos que dedicamos al cuerpo simultáneamente permiten reflexionar y traer recuerdos. Conocí al matrimonio Kirchner hace ya diez años, en su Santa Cruz, donde conviví dos días, gozando los paisajes y el cordero patagónico que me ofreció en un exquisito club tipo inglés. Me llevó a visitar frigoríficos, al flamante hospital que había inaugurado. Por aquella visita -él cumplimentó dos veces concurriendo a almorzar al diario- poseo fotos de esos años 90 que hoy muchos atesorarían por contacto en el llano. El era más delgado y mi calvicie la misma.

Sería falso decir que vislumbré en aquel gobernador santacruceño un primer mandatario futuro para la Argentina, diez años después. De mis recuerdos de aquella visita quedaron sólo sus ansias, sus cuidados de la caja pública de tal manera que me sorprendió que apenas asumido les haya reducido el sueldo a los empleados públicos de su provincia hasta que normalizó la administración y les restituyó lo extraído.

Hasta hace un mes este periodista descartaba que no fuera Néstor sino su esposa Cristina la candidata presidencial del año próximo por el oficialismo. Hoy no pienso lo mismo. Creo que puede ser la señora Fernández de Kirchner y 70% de votos logrados en Nueva York por Hillary Clinton la debe incentivar más en estos días.

Luego lo entrevisté a Néstor Kirchner, ya presidente de la Nación, y en diálogo de hasta dos horas llegué a tener una certeza: Kirchner en sí -o el matrimonio en sí- no estaban programados para gobernar la Argentina en el año 2003 aunque las circunstancias políticas conocidas terminaron poniéndolo en la primera magistratura nacional. Interpreto que el matrimonio apuntaba recién para el período 2007 y reelección en 2011. Sus tiempos se adelantaron 4 años pero en la duda que dejan circular desde el gobierno sobre candidaturas está latente la anterior planificación. Me impresionó siempre un reportaje a Cristina Kirchner, apenas asumió su esposo, donde ella respondió: soñábamos ser Bill y Hillary Clinton.

Si vamos a la esencia política al actual gobierno no le obstaculizaría ningún futuro perder contra alguna fórmula de centroderecha, siempre y cuando la candidata haya sido Cristina y no él.

¿Quién le podrá reprochar a este Presidente no defender los derechos humanos durante sus primeros 3 años de gestión con lo cual supera a toda la izquierda en sus algaradas callejeras? ¿ Quedará hacia fines de 2007 un pueblito en cualquier rincón del país que no hubiese recibido una pavimentación o cloacas y donde, además, seguramente vieron una vez al primer magistrado?

Habrá sectores productivos nacionales heridos por las políticas aplicadas ahora, desde ya, pero no son los que aspira captar para su futuro Kirchner. En su despacho me dijo: debería haber un frente opositor encabezado por Ricardo López Murphy. Fue toda una definición porque querría enfrente a un racionalizador de la economía, como Roberto Lavagna, pero no de imagen más popular como Mauricio Macri o Juan Carlos Blumberg.

Podría estar en la mente presidencial perder unos comicios para no ser, él o su esposa, quienes tengan que pagarle la deuda externa al Club de París y no sólo a España como hace ahora; para que afronte con dura técnica económica -pero inevitablemente con costos políticos y sociales- el sinceramiento de los precios relativos de los productos hoy totalmente distorsionados entre sí por la política de congelamientos con lo cual se autofija una inflación ficticia.

Alguien que sacara tantos subsidios y a su vez controlara la eclosión en precios al público. Quien encarara directamente el problema energético que el país tiene y que será solución pero a mediano plazo. No es menos tentador para Kirchner que otra gestión se entendiera y acordara con los bonistas que no entraron al plan canje del gobierno argentino pero que representan el tercer default mundial, luego del grande argentino y del de Rusia, que no puede quedar indefinido para siempre.

De los hombres públicos que conozco en ninguno he visto tan marcado como en Kirchner que los tradicionales partidos políticos son meros estuches para ganar bancas legislativas pero que, frente a las nuevas tendencias de la política mundial no pueden cobijar en su seno las mismas tendencias de derecha, izquierda y hasta populistas. La Alianza de centroderecha con la de centroizquierda más el populismo de Raúl Alfonsín, que hizo ganar la fórmula Fernando de la Rúa-Carlos Alvarez en 1999 fue el réquiem de este tipo de experiencias políticas incoherentes. Hubo renuncias lógicas, desmanejo administrativo, volatilidad ministerial y en dos años fue obligado a renunciar el presidente.

El mundo -sobre todo el mundo latinoamericano- avanza hacia formas alternativas de arribar a los gobiernos entre centroderechas y centroizquierdas como formas democráticas que se alternan en períodos constitucionales de poder. El caso más significativo, conocido y exitoso es la Concertación que gobierna Chile con gran éxito económico. El devenir histórico va hacia partidos políticos no masivos, como fueron el peronismo y el radicalismo, pero sí de orientación definida. Transversalidad fue una fórmula inicial del kirchnerismo en esta concepción política que quiere encarar. Pienso que los Kirchner querrían ser con su Frente para la Victoria la cabeza más destacada del centroizquierda argentino si no en este.

16 nov. 2006

Imperdible

Publicado el jueves 16 de noviembre de 2006 a las 13:35
Argentina como instrumento de una estrategia derrotada. "Radio 10" se impone, ideológicamente, sobre "Página 12".
Or el analista Osiris Alonso Damomio
“Consultora Oximoron”, Departamento Geopolítico.
Especial para JorgeAsisDigital
A.- D’Elía y la estética del kirchnerismo
La impericia de los movimientos exhibe la firmeza del desconcierto.
Kirchner entendió, con sensatez, el significado de las elecciones de Misiones. Pero distó de entender el significado de las elecciones legislativas de los Estados Unidos.
Sobrestimó, sin asumir, la derrota compartida con Rovira. Debió desprenderse de la sobrecarga de gobernadores que apostaban por diversas maneras de la persistencia. Al percibir que ya no podía marcar la agenda, decidió recuperar la iniciativa. A la bartola.
Hasta cederle oxígeno artificial a la inconveniente postulación de su socia conyugal.
Los independientes, invariablemente, se distancian. Final del periplo de fácil cautivación. Con las cacerolas guardadas, los sectores medios, regularmente cultivados, se alejan. Abatidos y sin otra alternativa clara. El cuento de la renovación derivó en una impostura más. Porque con Kirchner se asiste a La Renovación de la Permanencia. A la frustrante reedición de los nocivos vicios de la política avejentada.
A la necesidad de recuperar la credibilidad perdida, se computa el recurso mediático de lanzar, para consumo rápido, la alucinación presidencial de la señora Cristina.
Con el afán de promover, en su figura, el Operativo Puloil.
La limpieza en el aparato del estado. De los recaudadores emblemáticos del Sistema de Acumulación. Instrumentado por quien se especializa en derrochar, con gesto altivo, ínfimas porciones de lo acumulado.
En una mirada de superficie, el despido del desmesurado D’Elía, puede admitirse como el comienzo indirecto de la campaña electoral de la señora Cristina Kirchner.
Sólo fue, D’Elía, el engranaje de vanguardia. Merced al despido, un fusible inquietante. Aunque contenido. Con los atributos de la misma renovación de permanencia.
La señora Cristina protagoniza el globo de ensayo destinado a la autodestrucción.
Porque ella tampoco va a ser, ni por aproximación, la candidata.
Igual que el “socio consorte”, ella participa del ensueño libertino de escaparse.
Proyecto instalado, frontalmente, por el Portal. Con el propósito de evitarlo. En función de la teoría del “Reeleccionismo Perverso”, elevada por el director, don Asís, en la web.
El despido de D’Elía forma parte de la defensiva recuperación de la iniciativa.
Busca agradarse, con el despido, la ética interpretacional de las tías ultrajadas. La satisfacción de señores de bien, que culturalmente detestan el expansionismo impune del piquetero que se lleva las normas por delante.
Paradójicamente, D’Elía representa la auténtica expresión de la estética contradictoria del kirchnerismo.

B.- Norteamericanismo tardío
Arrastra, además, el despido de D’Elía, al pensamiento, hacia otro nivel de interpretación.
Presenta una mayor relación con el variable posicionamiento geopolítico.
Las imposturas signan la desorientación fluctuante. De quienes dirigen, transitoriamente, el destino incierto del país. A partir del desconocimiento, en la materia de referencia.
Justo cuando Kirchner experimenta, impasible, el letal desvanecimiento del poder.
En su desconcierto, Kirchner debe percibir que se le pierde el temor reverencial.
El temor, en su proyecto, representa un valor clave. Para mantener la iniciativa que, paulatinamente, se le esfuma.
En semejante declinación, Kirchner decide avalar un meticulosamente armado avance jurídico político sobre Irán. Derivaciones del acuerdo gestado, veinte días atrás, entre la CIA y la SI (la Secretaría de Inteligencia nacional). Conecta con la ingenuidad de tres posiciones que se encadenan.
El pronorteamericanismo tardío y confrontacional.
La israelofilia incondicional.
La desprolija toma de distancia con el jactancioso bolivarianismo.
Posturas antagónicas de país ideológicamente en liquidación.
Emanaciones de acercamiento a los halcones que retroceden, en bancarrota. Irreparablemente vencidos.

C.- Diplomacia a la deriva
Precipitadamente Kirchner interpretó el colapso electoral de Misiones y volvió, como un duro, a arrugar. En su amateurismo no supo interpretar las compulsas legislativas en los Estados Unidos.
Elecciones sustantivas con consecuencias estructurales. Marcan el epílogo de la gestión republicana. Abren el paso a una casi inevitable administración demócrata.
En adelante, habrá que consensuar también la liquidación de la aventura catastrófica en Irak. Que provocó el fortalecimiento, en la región, justamente, del Irán.
En otras palabras, el avance sobre Irán se registra a destiempo.
La Argentina desestructurada queda cautiva de la instrumentación que beneficia a otros. Al caído halconismo que arrastró, hacia el cadalso, a Bush.
En cambio, Bush entendió de inmediato el resultado de sus legislativas. No vaciló un segundo en entregar la cabeza de Rumsfeld. Aquel que brindó amparo a los neoconservadores más radicalizados. Irresponsables que arrastraron, a Occidente, hacia el laberinto infernal de donde debe salir.
Próximamente, Bush dispondrá también de la cabeza de John Bolton. Embajador ante las Naciones Unidas. El frasco internacional. Marco para la penúltima equivocación de nuestra diplomacia a la deriva.
Diplomacia arrastrada por las manipulaciones de la justicia que se nutre de los servicios de inteligencia. De Estados Unidos e Israel, países que revistan como actores fundamentales del conflicto.
Argentina queda, en el selectivismo de la historia, como mascarón de proa. Mera punta de lanza de una provocación. Que mantiene el irrisorio destino de la mesa chica, para una negociación donde el país, para colmo, no participa. Sirve como mecanismo para entregarse, en la mesa, a los que tienen la legitimidad del poder negociador. Y el mandato específico de conceder.
En definitiva, Argentina es utilizada para la extorsión de una estrategia que naufragó en el fracaso.
En la región de referencia, los americanos se encuentran en condiciones de retirarse. Lejos de intentar la utopía de una ofensiva.
El halconismo americano/británico colapsó en Irak. Con un resultado que favorece a Irán.
E Israel perdió, públicamente, una guerra con el Hizbollah. Fortalece, con otra aventura, al Grupo Resistente-Terrorista, hasta la irresponsabilidad.
Entre tanto fracaso acumulado, Argentina se enlaza en el pro occidentalismo tan equivocado como tardío. Para avanzar contra los dos adversarios (Irán y el Hizbollah), con los que precisamente Occidente se dispone a negociar.
De la tercera posición, el bolivarianismo de Chávez se habla en próximo despacho.

d.- Alianza de las Civilizaciones
La prioridad analítica la tiene, antes que Venezuela, España.
Mientras Argentina avanza sobre Irán y el Hizbollah, se suplica que el Rey sea facilitador del diálogo con los uruguayos.
Para España, Argentina representa un problema de índole interna.
La proverbial ineptitud impide percibir, por ejemplo, que la diplomacia de España mantiene, en su agenda, otras prioridades básicas.
Desde Argentina se pide la detención del ex presidente Rafsanjani. Mientras tanto, anteayer, en Estambul, el presidente Rodríguez Zapatero se reunía con el ex presidente Katami. El sucesor de Rafsanjani.
Conjuntamente con la chapa multilateral de Kofi Annan. Con Erdogan, el ex primer ministro del puente cultural de Turquía. Con Federico Mayor Zaragoza, primera guitarra argumental.
España se encuentra lanzada en el artificio llamado Alianza de las Civilizaciones. Es un conglomerado de vagas intenciones que se propone, como contrapartida, del concepto del Choque de las Civilizaciones. Delirio del que se apropiara Samuel Huntington, en su voracidad. Y que antes reflejara, en un memorando, Bernard Lewis, aquel experto del Medio Oriente que solía vender sus maniqueas tesis para el Pentágono de los halcones que se acaban, justamente, de vencer.
Halcones que se encuentran en la plenitud de la desbandada. A pesar del auxilio lamentable que les proporciona la Argentina en banda. Regalada. Y a pesar de los consejos emanados del fundamentalismo mediático. Que impulsan, entre tantos adalides del desconocimiento, los comunicadores que celebran el norteamericanismo tardío. La israelofilia incondicional. La distancias con los delirios de Chávez.
Como si triunfara, en el fondo, la versión de la vida que se propone desde la Radio 10. Que se impuso, en materia de influencia oficialista, a Página 12.
En la Argentina desconcertada que carece del menor lineamiento estratégico. Que marcha hacia la imprevisibilidad de los tumbos. Sin la menor noción del concepto elemental de Nación.

14 nov. 2006

De terror




Una epidemia de inseguridad
Max Seitz
Max Seitz
BBC Mundo, Argentina

Policía argentino
Los argentinos sienten que la situación de criminalidad ha empeorado.

Es para no creer: cuando estaba terminando este informe especial sobre la inseguridad en Argentina me robaron.

Qué ironía. Una noche salí de la oficina para comprar una edición de la revista Caras y Caretas sobre la delincuencia en este país y cuando me disponía a pagarla noté que me faltaba la billetera.

Desapareció de mi bolso en un tramo de tan sólo dos cuadras en plena avenida Corrientes, en el centro de Buenos Aires.

La inseguridad es algo que afecta a todos en Argentina, sin distinción de clases sociales. Así lo indican los testimonios que recogimos de una comerciante, un escritor y un portero de edificio a quienes distintos hechos les han cambiado sus vidas para siempre.

Estudios comparativos de datos oficiales muestran que la cantidad de delitos ha aumentado más de un 180% en las últimas dos décadas.

En un país que tiempo atrás se consideraba seguro, ha crecido la criminalidad juvenil y el nivel de violencia contra grupos vulnerables como los ancianos, y hoy es posible perder la vida al ser robado o secuestrado.

Entrevistamos a León Arslanian, ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, la que registra más delitos en Argentina. Arslanian nos contó cómo se está haciendo frente al problema.

Hay otro gran problema: según el Registro Nacional de Armas (Renar), al lado de los dos millones de pistolas o revólveres registrados hay 150.000 que circulan ilegalmente.

Éste parece un dato conservador, porque algunos observadores afirman que el número de armas en el mercado negro equipara al de las legales.

Preocupados y divididos

Policía argentino
La ola de inseguridad comprende desde robos simples hasta crímenes más serios.

Lo cierto es que, en Argentina, el índice de delincuencia es inferior al de otros países latinoamericanos como Brasil, Colombia y Venezuela.

Sin embargo, la preocupación de los argentinos por la inseguridad figura entre las más elevadas del mundo, según una encuesta internacional realizada en 40 naciones. Sólo los sudafricanos los superan.

Y no sólo hay una clara distinción entre realidad y percepción. Argentina también está profundamente dividida en cuanto a cómo hacer frente a la creciente criminalidad.

Mientras que la derecha reclama mano dura, la izquierda pide más acciones contra los problemas sociales que originan la delincuencia.

Por un lado está el empresario Juan Carlos Blumberg, cuyo hijo Axel fue secuestrado y asesinado hace dos años. En los últimos tiempos, Blumberg ha encabezado cuatro multitudinarias protestas en reclamo de más acciones y penas contra los delincuentes.

Y del otro lado, entre quienes piden más acciones sociales figuran, por ejemplo, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y grupos de derechos humanos.

A pesar de estas divisiones, pocos dudan que la desigualdad parece ser una de las principales causas -si no la fundamental- de la delincuencia.

Así pudimos comprobarlo al visitar una escuela situada entre opulentos barrios cerrados o "countries" y zonas marginales, un establecimiento donde la inseguridad va a clases.

Seguridad privatizada

Marcha en protesta por la inseguridad en Argentina
La ciudadanía ha organizado marchas de protesta ante la situación de inseguridad.

Entre tanto, por precaución muchos contratan los servicios de empresas de seguridad, un rubro que ha tenido un crecimiento sin precedentes.

A los centenares de miles de guardias privados se los ve por doquier: en comercios, oficinas, bancos, edificios de apartamentos, "countries" y colegios. Quienes les pagan dicen que es la única forma de protegerse del delito ante la falta de presencia policial.

Se calcula que en el último año este mercado ha obtenido ganancias por US$2.000 millones.

¿Estamos ante una fuerza policial paralela? Las compañías de seguridad lo niegan y el gobierno asegura que no ha delegado funciones en ellas.

Tras las rejas

Finalmente, el aumento de la criminalidad en Argentina ha tenido un reflejo en la población carcelaria.

Según el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, el número de personas en las prisiones del país asciende a cerca de 65.000.

Esperamos que este informe especial los invite a una amplia reflexión sobre la inseguridad, un problema que, con sus diversas ramificaciones, no sólo afecta a Argentina sino también al resto de América Latina.

Muchos de los penales están superpoblados y un 60% de los reclusos están procesados pero no tienen condena, es decir que son técnicamente inocentes.

Se habla mucho del incremento de la delincuencia en Argentina, pero poco se menciona este detalle: que en el último año ha crecido hasta un 15% la criminalidad femenina.

Según las autoridades, en la mayoría de los casos las mujeres que están en las prisiones fueron apresadas por tráfico de drogas y complicidad en secuestros.

Visitamos una cárcel de máxima seguridad en Ezeiza, a más de 30 kilómetros al sur de Buenos Aires, para ver cómo viven las internas.

Esperamos que este informe especial los invite a una amplia reflexión sobre la inseguridad, un problema que, con sus diversas ramificaciones, no sólo afecta a Argentina sino también al resto de América Latina.


Colaboró con la producción Makarena Gagliardi.

13 nov. 2006

Buena para jubilados

TODOS LOS JUBILADOS COBRARÁN SUS HABERES Y MEDIO AGUINALDO ANTES DE LAS FIESTAS


Buenos Aires, 9 de noviembre de 2006

El titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), Sergio Massa , anunció hoy que todos los jubilados y pensionados nacionales cobrarán sus haberes y medio aguinaldo entre el 1 y el 22 de diciembre. De esta manera, todos los beneficiarios cobrarán en mes vigente, antes de las Fiestas de Fin de Año.

La medida beneficia a aproximadamente 4,3 millones de personas, entre jubilados y pensionados nacionales del régimen de reparto, beneficiarios de pensiones no contributivas y veteranos de Guerra de Malvinas.

El adelanto de haberes y medio aguinaldo para el mes de diciembre significa un esfuerzo de caja de $1.575 millones, monto financiado con recursos genuinos de la Seguridad Social. Se adelantan los pagos una semana, en relación al calendario de pagos habitual.

El cronograma de pagos del mensual diciembre es el siguiente:

1- BENEFICIARIOS CUYOS CONCEPTOS “HABER MENSUAL” Y EL “SUPLEMENTO POR MOVILIDAD” NO SUPEREN LA SUMA MENSUAL DE QUINIENTOS PESOS ($ 500.-)

Grupo de pago

Documentos terminados en

Inicio de pago

1

2

3

4

5

0

1

2

3

4

01/12/2006

04/12/2006

05/12/2006

06/12/2006

07/12/2006

6

7

8

9

10

5

6

7

8

9

11/12/2006

12/12/2006

13/12/2006

14/12/2006

15/12/2006

2- BENEFICIARIOS CUYOS CONCEPTOS “HABER MENSUAL” Y EL “SUPLEMENTO POR MOVILIDAD” SUPEREN LA SUMA MENSUAL DE QUINIENTOS PESOS ($ 500.-)

Grupo de pago

Documentos terminados en

Inicio de pago

11

12

13

14

15

0 y 1

2 y 3

4 y 5

6 y 7

8 y 9

18/12/2006

19/12/2006

20/12/2006

21/12/2006

22/12/2006

CALENDARIO DE PAGOS DICIEMBRE (VERSIÓN .DOC)

11 nov. 2006

Observando la realidad

“Maremoto en el florero”, titula JorgeAsisDigital.
“Tormenta en el pocillo de café”, titula Ámbito Financiero.

Seamos moderados, el kirchnerismo se desmorona.
Por intermedio del Padre Piña, y con la inestimable colaboración del San Miguel Arcángel, el Cardenal Bergoglio lo empomó, con ostensible violencia, a Kirchner.
El vigor antimaléfico del San Miguel Arcángel terminó, para comenzar, con las aspiraciones reelectorales de tres gobernadores.
Rovira, de Misiones; Fellner, de Jujuy, y Solá, de Buenos Aires.
En cualquier momento, por el magnetismo del Arcángel caen también otras cabezas atornilladas sin convicción. Por ejemplo la de Alperovich, del Tucumán. Y de Maza, de La Rioja.
Incluso, hasta el artista gráfico Alberto Rodríguez Saa, gobernador del Estado Libre Asociado de San Luís, se manifiesta, de pronto, en contra de la reelección indefinida.
Que un Rodríguez Saa se pronuncie en contra de la reelección, es equivalente a que Elizabeth Taylor se pronuncie en contra el divorcio.
O que Cacho Castaña presida la Fundación de Asexuados.

Resulta entonces atendible la tesis elevada, en el Portal. En el texto, canónico, "Reeleccionismo Perverso". Es el que trata, precisamente, del "Operativo Rajarse".
Alude a los mecanismos que estimula la evasión del matrimonio presidencial.
Delicia escenográfica que debería ser evitada.
La tesis consiste en el presumible abandono, por parte de Kirchner, de sus posiciones de responsabilidad limitada.
La renuncia a reclamar la postulación por otro período de cuatro años. Al que tiene derecho.
También cuenta con atribuciones ilógicas para desecharlo. Consolidado en razones exiguas.
Derivaciones indeseables de sus nanas colónicas.
O la tendencia hacia el ejemplo cívicamente moral.

Según nuestras fuentes, Kirchner, irremediablemente, se baja.
Ahora adquiere mayor solidez el proyecto utópico de rajarse. Atenuado, por ejemplo hoy, con el caramelo de madera que significa la virtual candidatura, ilusoriamente presidencial, de la señora Cristina.
La socia conyugal, en el fondo de comercio del poder.
Sin embargo, a la señora Cristina no le dan, ni por aproximación, los números.
Para la rigurosa Consultora Oximoron, a ella no le sube el agua al tanque, más allá de los 30 puntos.
Tiene, hasta hoy, 27. Con graves descensos térmicos.

La instalación temática de la huída presidencial, constituye un desafío para obligarlo, al Estadista, a quedarse. Aquí irrumpe el secreto de la perversidad.
Para que el Estadista asuma, frontalmente, las consecuencias de los "desastres seriales de su gobierno trivial".
De ningún modo, la vacante que en octubre próximo se abre, en el máximo nivel, podrá ser ocupada por semejante nepotismo del primer tipo.
Ni él ni ella. Ni Néstor ni Cristina.
El kirchnerismo se agota. Antes de la liquidación de saldos y retazos del próximo invierno.


Medialunas y tazas

Se asiste, en el inicio de la liquidación, a la apertura del juego de las expectativas.
Los discursos de servicio deben ajustarse a las diferentes estrategias personales de acomodarse. De menor a mayor.
El furor por quedarse con las diputaciones se registra, para colmo, en el período de mayor irrelevancia política de la historia del parlamento argentino.
Sin embargo, los parlamentarios, que participan humanamente de la inconcebible declinación, mantienen, por lo general, una cosmovisión excesivamente edulcorada de sus propias aportaciones.
Por lo tanto, se registra cierta lúdica falta de armonía. Una distancia para ser negociada con la fuerza del “efectivo”, y con las sutilezas de la "muñeca".
Un cotejo entre los que se resisten, al proyecto escatológico de irse, contra los abnegados que proponen sus merecimientos, suficientemente "efectivos", para ingresar.

Ocurre la pugna, después de todo, pintoresca. Entre los obstinados que quieren renovar las bancas que se les vencen, en el 2007, porque consideran que no los alcanza el antidiabolismo contenedor de San Miguel Arcángel. Contra el entusiasmo de los que vienen con la medialuna enarbolada. Para mojarla, e ingresar.
No hay existencia de tazas para la demanda de tantas medialunas.
Para colmo, cada prócer que alcanza a mojarla, en general, vuelca la taza. Para que no moje la medialuna del otro.

La problemática descripta abarca a la totalidad de las provincias. Pero encuentra una estoica conmoción en el Artificio Metropolitano de Buenos Aires.
Trátase de la imposibilidad del raciocinio institucional, vertebrado como consecuencia de las peores esquirlas de la Convención Constituyente de 1994. A tratarse en los próximos despachos.


Fuegos artificiales a mediodía

En la provincia de Buenos Aires hay tanta ansiedad que se encienden los fuegos artificiales a mediodía.
Cada vez que la provincia de Buenos Aires pasa al primer plano, tiembla escandalosamente la irregularidad de la nación.
En la Argentina condenada a “Cien años de Truchedad”, Felipe Solá supera, en materia de imaginación, al García Márquez de Colombia. Alcanza registros envidiablemente heroicos.
Con la epopeya del gobernador, que decide bajarse de una candidatura a la que nunca debió haberse subido.

Solá es un campeón. Tocado adversamente por la contundencia del San Miguel Arcángel, decide anunciar que desiste de buscar aquello para lo cual carecía de derechos.
Porque se encontraba expresamente inhabilitado.
Contaba con la saludable audacia del impulso. Sin posibilidades racionales de lograr el objetivo.
Como si el cronista, Oberdán Rocamora, anunciara, desde el Portal, que desiste del proyecto de conquistar a Nicole Kidman.

Sin embargo, al apartarse de la idea de aspirar, a aquello que no le correspondía, Solá genera insólitos protagonismos de portada.
Al desistir de Nicole Kidman, el gobernador, vagamente deprimido, desata una catarata de aspiraciones. Las que aceleran el deterioro del proceso que puede arrastrar, otra vez, a la república.
El dramatismo natural, improbablemente analizado, de la provincia de Buenos Aires, irrumpe con las secuelas del fervoroso desorden.
Hasta llevarse puesto, otra vez, en su vértigo, a lo que queda del cuerpo de la nación.
Con estos códigos de interpretación, puede subrayarse que Kirchner puede parecerse bastante a De la Rúa. Por su promisoria, aunque creciente, debilidad, para profundizarse en los próximos despachos.


Dos titanes para Nicole Kidman

Es interminable la fila de candidatos anotados, para la utopía de seducir a Nicole Kidman.
Es decir, de gobernar la riquísima provincia, estructuralmente inviable.
De todos modos, sólo puede registrarse, desde el oficialismo que se derrumba, la consistente legitimidad de dos titanes anotados.

Trátase de dos duhaldistas bastante usados. Aunque reacondicionados. Y con ambiciones de mayor rodaje por delante.
Aníbal Fernández, en principio.
Y nuestro campeón del "Torneo Tweety Carrario". El crédito del Portal. Por lo tanto cuesta la objetividad analítica. El Tweety Pampuro.
A propósito, Consultora Oximoron nos informa que el Aníbal araña apenas los 11 puntos.
Y que Pampuro no pasa los 4. Aunque fueron medidos antes que San Miguel Arcángel acabara con los caprichitos de Felipe Solá. Quien tenía, en realidad, 18 puntos. Sólo uno más, en aquella medición, que Blumberg, quien también debe aguardar su turno. Para cuando se trate el rubro Profesionales y Amateurs.

El resto de aspirantes manoseados, desde Balestrini hasta Alak, mantiene apenas el destino de relleno. Desde el meritorio Massa, hasta el enojado Randazzo, que merecen su propio saldito, para tratar aparte.

Los dos titanes para montarse a Nicole son Aníbal y el Tweety Pampuro. Ellos oportunamente clavaron la garrocha para saltar, a tiempo, desde las quintas con spa del duhaldismo.
Ambos, Aníbal y el Tweety, cuentan hoy, para catapultarse, con la fuerza indiscutible que les proporciona Kirchner.
Por lo tanto están condenados, porque cuentan también con los devaneos furtivos de su debilidad.

Aníbal y el Tweety Pampuro se encuentran atados a la "estrella del César" Kirchner. Justamente cuando la estrella, devaluada, amenaza con pulverizarse.
Con “destellos opacos”, agregan, Analía Graciela y Rosendo Aurelio, dos máximos responsables de la Consultora Oximoron.


Las paradojas de Aníbal

Aníbal se sumerge entre la proliferación de las paradojas que lo cercan.
Primera: para que sea tomado en serio como candidato, Aníbal Fernández tendría que dar el ejemplo cívico y jugar fuerte. Por ejemplo renunciar, a más tardar a fin de año, al Ministerio del Interior.
Sin embargo, si renuncia al poder de fuego que emana del ministerio, nadie lo va a tomar, como candidato, en serio.

Segunda paradoja: Aníbal basa su legitimidad en el conocimiento minucioso del negocio del peronismo. En su capacidad de armado. Y en el conocimiento individual de cada uno de los capitanes de los distritos.
Aquí también radica, precisamente, su principal vulnerabilidad.
Porque lo último que quiere Kirchner es tener alguien, en la principal provincia electoral, con capacidad de juego propio.
Es decir, si Kirchner se mantiene fuerte, nunca lo va a designar, como su candidato, al Aníbal.
Y si Kirchner, como aquí se pronostica, se desvanece, como un bloque de manteca en el asfalto, el Aníbal no podrá postularse, siquiera, a la presidencia de Quilmes.
Club condenado, para colmo, al descenso de la B.


El encanto de la irrelevancia

El Tweety Pampuro, en cambio, arranca con el discreto encanto de la irrelevancia. Le juega a favor.
Si Kirchner sobrevive, al impacto negativo, del San Miguel Arcángel, y se come el amague del Portal y decide seguirla, Pampuro puede convertirse en su candidato ideal.
Sin embargo como Kirchner se baja, y se raja, el pobre Tweety Pampuro sólo podrá continuar con el diezmo de la ganga senatorial.
Y tendrá, en adelante, que esmerarse en la elaboración de los más deliciosos mates con sacarina. Cebados, otra vez, para los matreros del duhaldismo envalentonado, que pueden aceptarlo.
Al menos, para humillarlo.
Porque quien no puede quedarse afuera de tratamiento, en la serie, es Duhalde. Que decide referenciarse entre las trampas redituables de la escritura, con el auxilio de Tachuela Verdi. Para proyectarse desde los libros, a los efectos de despedirse eternamente. Como Los Chalchaleros. Desde dónde nunca se fue. La política.


Final con caudillos populares

La gran esperanza de color, entretenimiento y desparpajo, que puede incorporarle cierta alegría a los próximos textos de "Liquidación", la aportan tres inquietantes caudillos populares. Tres caudillos que llegan a degüello.
Dos pertenecen a la provincia de Barceló y Ruggerito. Y el tercero despunta como el nuevo Jacinto Chiclana de la metrópoli, que hubiera descripto Borges.
Trátase, en principio, del caudillo popular bonarense Pancho de Narváez. Procede de los duros esteros de Las Cañitas.
Y del rudo barbado Carloncho Melconián, que asoma, montado en un alazán, en el amanecer del horizonte de Cañuelas, con sed justiciera.
Y Jorgito Pereyra de Olazábal, el númen referencial del olazabalismo en proyección.

O.R., J.V.D.R y C.O. (Consultora Oximoron)
Copyright by JorgeAsísDigital Continuará, permanezca conectado.

9 nov. 2006

sigue tsunami Misiones

09 de Noviembre de 2006
loginIngresar|Registrarse
Formosa > Presentan proyecto para reformar Constitución provincial
Radicales formoseños contra reelección indefinida del gobernador
Los diputados provinciales por el radicalismo de Formosa presentaron un proyecto de ley de necesidad de la reforma en la Constitución provincial, con el objetivo de eliminar de su texto la cláusula que habilita la reelección indefinida del cargo de gobernador.
Versión para imprimir Enviar por mail Aumentar Default Disminuir
[cerrar]
Comparta esta nota con un amigo
E-Mail de su amigo
Su nombre
Su E-Mail


A diferencia de otras provincias donde se impulsó la reforma de las constituciones para incorporar al texto la posibilidad de las reelecciones indefinidas, los radicales formoseños quieren convocar a una constituyente para sacar esa cláusula, que permite que las reelecciones sin límites para todos los cargos electivos provinciales.

En cumplimiento del mandato de la Convención Provincial de la Unión Cívica Radical, que se reunió el domingo pasado, los diputados provinciales del radicalismo Martín Hernández, María Maglietti y Pedro González, formalizaron la presentación del proyecto de ley.

Entre los fundamentos esgrimidos por los legisladores en el proyecto, se afirma que "sin lugar a dudas, la reelección indefinida combinada con el sistema presidencialista vigente en el orden nacional, fomenta el personalismo y debilita las instituciones gubernamentales".

En tal sentido indicaron que "en la provincia de Misiones claramente y en forma rotunda, la sociedad le dijo que no, en Jujuy el propio gobernador que intentaba imponer la reelección indefinida dio marcha atrás con el proyecto luego del resultado de Misiones, en la provincia de San Luís, donde cuentan con el instituto en cuestión, desde el propio gobierno se están dando señales para dejarla sin efecto y recientemente en la provincia de Buenos Aires el Gobernador abandonó la temeraria idea de forzar la interpretación de la Constitución para poder postularse una vez más".

El diputado Hernández adelantó una campaña de prensa a nivel nacional para lograr eco a la iniciativa legislativa, ya que "creemos que hasta el gobierno nacional debe aceptar la iniciativa y hacer ver a sus aliados políticos en Formosa que las reelecciones indefinidas son cosa del pasado".

Finalmente expresaron la intención de lograr el consenso con sus pares del justicialismo, en especial de aquellos sectores cercanos al kirchnerismo.

Los radicales estiman que el actual gobernador Gildo Insfrán sería nuevamente candidato a la reelección el próximo año, lo que aspiran a bloquear por medio de la reforma constitucional impulsada.

Fuente: DYN

8 nov. 2006

Saber mirar

HORA25PRENSA

Tuvimos muy buen análisis y resultados confirmatorios.

Revés para el gobierno norteamericano

Tras la derrota electoral, renunció Donald Rumsfeld

La dimisión del jefe del Pentágono fue confirmada por el presidente Bush; la política en Irak fue la principal preocupación de los votantes


WASHINGTON.— El secretario de Defensa Donald Rumsfeld renunció tras la victoria electoral de los demócratas, anunció el presidente George W. Bush en conferencia de prensa.

"Ahora, luego de varias conversaciones sobre el asunto, el secretario Rumsfeld y yo acordamos que es el momento justo para un nuevo liderazgo en el Pentágono", dijo Bush.

Bush anunció además que Rumsfeld será reemplazado por Robert Gates, oriundo de Texas, que "tiene experiencia de primera mano para enfrentar los retos", agregó el mandatario.

"El mensaje fue claro. El pueblo quiere que dejemos de lado el partidismo y que trabajemos juntos."

— George W. Bush

Gates fue jefe de la CIA, la Central de Inteligencia estadounidense.

Decepción. Bush admitió su "decepción" por la victoria demócrata en las elecciones legislativas y aceptó que comparte "una gran parte de la responsabilidad" en la derrota republicana.

Trabajo conjunto. "La idea de encontrar convergencias. Fue una elecciones muy reñida, la gente espera que trabajemos juntos. La victoria conlleva responsabilidades. Nancy Pelosi [la próxima presidenta de la Cámara de Representantes] quiere que trabajemos juntos y yo también", dijo el mandatario.

"Sé que el nuevo liderazgo quiere lograr objetivos y estamos ansiosos por lograrlo".

Irak. Bush explicó que "los soldados entienden las consecuencias de la guerra. Hay un firme respaldo para las tropas en EE.UU., algo que no sucedía en Vietnam".

Además, consideró que no hay una guerra civil en ese país. "Tenemos que asegurarnos que no suceda", dijo.

El presidente criticó a los demócratas por sus manifestaciones públicas de atacar la forma de llevar la guerra del presidente.

"Comparto una gran parte de la responsabilidad de la derrota"

"Yo sé que hay mucha especulación sobre lo que el resultado de las elecciones significa para la batalla que estamos luchando en Irak", indicó Bush, que dijo "reconocer" que "muchos estadounidenses votaron para dejar registrado su desagrado con la falta de progreso" en el país ocupado desde la invasión de marzo de 2003.

"Pero también creo que la mayoría de los estadounidenses y los líderes en Washington, de ambos partidos, entienden que nosotros no podemos aceptar una derrota" en Irak, aseguró el mandatario.

La lucha contra el terrorismo. "Vamos a ayudar a este gobierno [iraquí] a sostenerse a sí mismo", aseguró el presidente, que advirtió que una "rápida" retirada de las tropas norteamericanas puede convertir a Irak en "un refugio para Al-Qaeda", el grupo terrorista considerado responsable de los atentados del 11 de setiembre de 2001 contra el Pentágono y las Torres Gemelas de Nueva York.

El presidente admitió que "estas elecciones cambiaron muchas cosas aquí en Washington, pero no cambió mi responsabilidad fundamental, que es la de proteger al pueblo estadounidense de un ataque".

Inmigración. El mandatario se refirió al tema de la inmigración como un tema importante, "Forma parte de la lista de asuntos que queremos encarar. Esperemos que tomemos medidas enérgicas sobre el tema de inmigración. Es un tema vital y pienso que podemos encontrar terreno comun con los demócratas".

Pedido demócrata. Poco antes, la flamante líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, había pedido al jefe del Pentágono que presentara su renuncia, pocas horas después de conocer los resultados de las elecciones legislativas en Estados Unidos.

"Creo que debe haber una señal de un cambio de parte del presidente", dijo la líder de la minoría en la Cámara baja un día después de las elecciones legislativas, y poco antes de la conferencia de prensa del presidente Bush sobre la jornada electoral.

Agencias EFE, ANSA, AP y AFP

Link corto: http://www.lanacion.com.ar/856868

7 nov. 2006

Radiografía

Muy Buena Nota

El incendio y las vísperas

Publicado el martes 7 de noviembre de 2006 a las 19:37

El poder vacante (III): El Frente Encuestológico de la Victoria no fracasó. Lo que no funcionó fue el fraude.
Beatriz Guido,
in memoriam

por Joaquín Van Der Ramos
especial para JorgeAsisDigital

Quien se desmorona, abruptamente, es Kirchner.
Conmovedoras consecuencias, ligeramente involuntarias, del magnetismo espiritual de San Miguel Arcángel.
El Cardenal, desafiado, lo sacó, del cuadrilátero, al Presidente desafiador.

De todos modos, los argentinos debieran asumir el compromiso moral de sostener al Presidente.
Para que el Estadista no sea reemplazado, por ejemplo, por el senador Pampuro.
Y para que Kirchner llegue, con pilas alcalinas, alcanfor y respiración artificial. Al menos, hasta octubre del 2007.

Ocurre que el desgajamiento dista de ser paulatino. Mantiene una tensa precipitación, que no alcanza a ser registrada por las encuestas, que declinan.
Y no sólo porque declinan los prestigios incendiados de ciertos encuestadores. Tratados, inmerecidamente, en conjunto, aunque sea un bloque con diferenciaciones.
Soldados, en la práctica, de la primera línea de combate del edema inflamado del kirchnerismo.

Los que se incendiaron, son determinados consultores enrolados en el Frente Encuestológico de la Victoria.
Extraordinario engendro de infantería artificial. La instancia que mejor le funcionaba, hasta el domingo, al Presidente cada día más débil.


Arrebatos

Es injusto, en realidad, que se la tomen, los arrebatadores que toman distancias, todos juntos, con Artemio.
Aunque Artemio sea el emblema referencial de Artemiópolis.
Y que se prescinda, en los arrebatos formales de la crítica, del Centro de Estudios de la Opinión Pública. Alias el CEOP.
Trátase del Centro que dibujó también sus sobrias barbaridades, numéricamente equiparables a las de Artemio.
Aunque ningún crítico benigno se atreve, siquiera, a subrayar las barbaries redituablemente estadísticas del CEOP.
Porque, aunque lo dirija un tal Backman, el CEOP es un quiosco ampuloso, que se adscribe a la convalecencia del Grupo Clarín.
Especializado en superpanchos electorales, que se aderezan con mostaza de utilería. Menos rústicos que los superpanchos que se trafican desde Página 12.

Para proseguir con la placidez del oficio, los sudorosos muchachos del Frente Encuestológico de la Victoria tendrán que aportar, en adelante, otras explicaciones. Más convincentes, sobre todo para la sociedad cautiva que, sin otra alternativa, los digería.
Aunque se sospechara, con desconfianza infinita, que representaban, en la periferia, a la ofensiva de la estrategia kirchnerista. Conjunción de infantilismos que vulnerara, sin atisbos de piedad, el San Miguel Arcángel.

Al fin y al cabo, los encuestólogos resultaron infinitamente más eficaces que otros cuerpos de infantería. Por ejemplo, los insignes portadores de medialunas del Compromiso K.
O que los traficantes de la entelequia misteriosa del Partido de la Victoria.
Manifiestas inutilidades. Imposibles armados de caciques sin indígenas que disputan entre sí. Y finalmente entregan, al Presidente anémico, hacia el partido. Al estupor de pragmáticos incorregiblemente asociados, que prefiere llamar, en su fragilidad, el Pejotismo.

De manera que San Miguel Arcángel lo arrastra, a Kirchner, hacia la plenitud de la ratonera del Partido Justicialista. El que supo degradar, con desaires chiquilines.
Porque Kirchner, sin saberlo, siguió el esquema de Dick Morris. Aunque en versión berreta. Podía haber recurrido a la UCA, para que se lo explicara, con ademanes, Martínez Pandiani.
Consiste en crecer, hacia la sociedad independiente, a partir del desmedro del partido de pertenencia.
Un versito articulado que podía caberle a Tony Blair.

El secreto consiste en apoyarse en los dispendios virtuales de la Caja, y en las primeras baterías, las encuestológicas, del Frente.
Navegar, con viento de cola económico, como sostiene Massot. Entre elogios masificados de la prensa que responde a las artesanías de Hadad. E invocaciones celestiales hacia la magia de las trasversalidades y las concertaciones imaginarias.
Apoyarse, además, en aventureros de las organizaciones sociales. Intentar nuevas estructuras políticas, junto a un abanico de atorrantes estremecedores que se arriman con la medialuna enarbolada. Para mojarla.
Alquilar, sobre todo, Intendentes Kash.

Tanto alboroto para regresar, al final, a “la casita de los viejos”. Lo único real. El vientre matriarcal del Partido Justicialista.
Donde, en lugar de recibirlo un viejo criado, a Kirchner lo recibe la patética realidad de la anarquía.
De todos modos, el PJ, intervenido por Ramón Ruíz, el Natalio Pescia del peronismo, a pesar de todo, puede salvarlo.
Aunque en la salvación del “pejotismo” radica precisamente la ceremonia implícita de la autodestrucción.

San Miguel Arcángel, en operaciones, es irreductible.


Anemia

Hasta que duró la falsa fortaleza, los encuestadores del Frente le ofrecieron, a la anemia de Kirchner, un sustancial servicio político de contratación.
La faena del ablandamiento que arrastraba una contundente extorsión. Indispensable para atemorizar, por anticipado, a los virtuales confrontadores.
Mientras tanto, Kirchner crecía, a partir, sobre todo, del temor. Que precisamente ahora se le pierde.

Por lo tanto, resultaba imposible hacerle la contra a un Presidente que mantiene una imagen superlativa. Del 99 por ciento. Con una intención de voto del 98.5.
Con JorgeAsísDigital, para desestructurarlo, no alcanzaba.

Lo peor del pecadillo es que, según nuestras fuentes, los encuestólogos que se incendiaban sabían, en las vísperas, que triunfaba, en Misiones, el No.
Como lo sabía, por ejemplo, el señor Mazzón, alias El Chueco.
Y hasta la señora Cristina. Ella intentó, según nuestras fuentes, disuadir al socio conyugal, para que no se desplazara al precipicio electoral de Posadas.
Para evitarle el ridículo de ser empomado, contranaturalmente, por el Cardenal.

Sin embargo Kirchner se desplazó hacia el precipicio. Confiado en que su presencia iba a modificar los valores.
Kirchner cometió el error de creer en los efectos de su propia medicina genérica. Tomó en serio los números positivos, aportados por los militantes rentablemente alquilados.
Los consultores, lejos de ser tontos, rápidos para cobrar como para analizar, sabían que nunca el Si podía ganar.
Conste que aún no había aparecido Piña con la remerita cruel del San Miguel Arcángel.


Garbarino

En definitiva, el Frente Encuestólogico de la Victoria no fracasó.
Sus integrantes no pueden, por pudor, transmitir las razones justificatorias. Implicaría la aceptación de cierta connivencia metodológica.
Porque lo que no funcionó, en Misiones, fue el Fraude. El mecanismo que debía torcer la elección. El fraude.
Demasiada confianza depositada en la eficacia de los artefactos de Garbarino. En los miles de DNI, y en otros perdonables recursos de la nueva política.
Módicas muestras de satanismo menor. Que San Miguel Arcángel derribaría, desde su estampita, con asombrosa facilidad.

Joaquín Van Der Ramos

Coletazos Misioneros

Joaquín Morales Solá
El análisis de la noticia

De nuevo la impronta de Misiones





Felipe Solá hubiera querido una retirada más elegante. Tuvo que retroceder, en cambio, con modos ciertamente desgarbados. Los intereses y los tiempos de Kirchner no coincidían con los suyos. Ya el Presidente venía ansioso por las demoras de la política bonaerense que le impedían decidir un candidato antes que sus opositores, que aún no lo tienen.

A esas incidencias previas se le sumó la lección de Misiones. Kirchner no habló nunca en público de lo ocurrido en esa provincia, pero la decepción sin medida del penúltimo domingo ha dejado su marca en él. Acostumbrado a ir a donde va la sociedad, con razón o sin ella, tampoco esta vez desafiará el humor colectivo.

En pocos días pasó de ser el más reeleccionista de los presidentes argentinos –aunque se trata, por ahora, de reelecciones de gobernadores– al más reacio a cualquier intento de perpetuidad de los mandatarios provinciales. Repite hasta el cansancio la misma frase: “La sociedad no quiere vernos en esta clase de peleas, sino gobernando”.

Esa es la lectura que hizo de los embrollos misioneros. El jueves lo bajó a Eduardo Fellner, el gobernador jujeño entreverado también él en un complejo trámite de reforma constitucional en su provincia. Kirchner esperó todo el viernes que el mensaje llegara a La Plata, donde Solá no pedía una reforma constitucional, sino una interpretación judicial de la actual Constitución. No importa. Cualquier proyecto forzado de reelección puede irritar la sensible piel de la sociedad cuando observa la ambición de sus políticos.

En la noche del viernes, Felipe llamó al jefe de Gabinete, Alberto Fernández, con quien ha compartido tiempos de amor y de odio. Pero Fernández es, al fin y al cabo, el principal operador político del Presidente. "Alberto, creo que lo mío no da para más", lo sondeó. Fernández le volvió a repetir la conclusión misionera de Kirchner: la gente común no quiere ver a los gobernantes peleándose por la mejor forma de seguir siendo gobernantes. Felipe no le dijo nada, pero se comprometió a seguir pensándolo durante el fin de semana.

Hasta ese momento, la fórmula elegante de Felipe para retirarse de la reelección, que en principio la Constitución le niega, era esperar un dictamen de la Junta Electoral, donde dos partidos habían pedido la interpretación de la cláusula que regula los mandatos de los gobernadores. Su olfato le indicaba que las cosas no andarían bien ahí. Pero ahí quedarían. Había decidido no recurrir a la Suprema Corte provincial ni, mucho menos, a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

El fin de semana había leído y escuchado que todo el mundo escribía y hablaba de la finitud irremediable de su proyecto reeleccionista. Entrevió algunos mensajes que salían del corazón mismo del poder. En la noche del domingo volvió a llamar a Alberto Fernández: "Está bien. Me bajo. Pero quiero hacerlo ante el Presidente", le anticipó. Fernández habló con Kirchner en la mañana del lunes y éste se apresuró a darle una audiencia rápida, ante cualquier eventual arrepentimiento.

* * *


La caída de Felipe es una noticia con sabores contradictorios para el Presidente. Por un lado, era el precandidato a la gobernación que mejor medía en las encuestas del oficialismo. Pero, por otra parte, Solá nunca fue un hombre totalmente de él y nunca Kirchner había estado de acuerdo con la vía de una interpretación judicial para alcanzar una reelección que la Constitución le prohibía. Antes, cuando Misiones no lo había despertado aún, el Presidente promovía las reformas constitucionales abiertas a la opinión social. Ahora, ni lo uno ni lo otro.

Lo que le resta a Kirchner no es una tarea menor. Deberá elegir un candidato a gobernador del principal distrito electoral del país que lo exprese cabalmente. Además, Buenos Aires es uno de los pocos distritos que podrán hacer coincidir su elección provincial con la elección presidencial. Es, por lo pronto, el único de los cuatro grandes distritos del país que podrá votar simultáneamente presidente y gobernador.

Dos precandidatos están anotados ya en la grilla presidencial. Uno es el ministro del Interior, Aníbal Fernández, y otro es el presidente provisional del Senado, José Pampuro. El jefe de la cartera de Interior está mejor en las encuestas, pero Felipe Solá no quiere saber nada con él. Pampuro debe remontar aún las mediciones de opinión pública, pero Kirchner comprobó su lealtad y Felipe no le guarda rencores.

La opinión del actual gobernador bonaerense tendrá su influencia, porque abdicó en los tiempos y en las formas que le reclamó el Presidente. Tendrá, incluso, su recompensa si Kirchner es reelegido en octubre del próximo año. No será candidato a vicepresidente mientras esté vigente el proyecto de la concertación con los radicales: esa candidatura es guardada, inamovible, para el gobernador de Mendoza, Jorge Cobos.

Pero podría ser, dijeron en inmejorables fuentes oficiales, ministro del gobierno nacional cuando haya concluido su actual mandato de gobernador. "Felipe es un hombre valioso y tiene futuro en la política argentina", dijeron ayer en la Casa de Gobierno, ya con la renuncia del gobernador en las manos seguras del Presidente.

Un obispo desconocido hasta hace dos meses, Joaquín Piña, con destino en la bella y recóndita frontera norte de la Argentina, ha logrado, con palabras firmes y amables al mismo tiempo, frenar una imparable marea de reformas constitucionales y de ambiciones reeleccionistas en todo el país. El cardenal de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, que apoyó a Piña, podrá darse por satisfecho si lo único que se proponía era, como lo hizo trascender varias veces, defender las instituciones e impedir una probable reforma de la Constitución nacional.

Kirchner no habla de Misiones, pero actúa y se rectifica en su nombre. La ineptitud de sus encuestadores en Misiones lo ha convertido, además, en un hombre con escasas certidumbres.

Por Joaquín Morales Solá
Para LA NACION

Link corto: http://www.lanacion.com.ar/856459

4 nov. 2006

Competencia

Telefónica deberá pagar US$1 millón por bloquear VoIP
Banda Ancha, Chile, Telefonía, VoIP
Publicado por tricky ( 1:50 PM)

Telefonica_sucks
¿Se acuerdan de la demanda contra Teléfonica por un supuesto bloqueo de VoIP en sus redes que reporteamos en marzo del año pasado? Pues bueno, se estableció que Telefónica atentaba contra la libre competencia al prohibir mediante una clausula de contrato el acceso a tecnologías VoIP ofrecidas por otras compañias.

Asi que ahora Telefónica debe pagar alrededor de US$1 millón como multa. Este fallo senta precedentes, y los proveedores no podrán bloquear el acceso a VoIP aunque esto antente contra su propio negocio. Ahora Redvoiss pretende demandar a Telefónica por daños.

Justo esta semana veo letreros en las micros de Santiago promocionando un servicio de VoIP, Dilo IP. Ofrece planes desde 200 minutos por CLP $7.900 (US$15) y ofrecen adaptadores para equipos convencionales o teléfonos WiFi inalámbricos.

Link: Chile legalizes internet telephony in landmark decision (Gracias Hernán!)

1 nov. 2006

Análisis

Miércoles 1 de noviembre de 2006
Noticias | Política | Nota

Joaquín Morales Solá
La situación

El método Rovira obliga a reflexionar





Aun las democracias devaluadas no podrían llamarse democracias si las elecciones fueran sospechadas de fraudulentas. Gobierno, opositores y la propia sociedad deberían reflexionar sobre lo que sucedió y precedió a las elecciones de Misiones del domingo. Por primera vez desde 1983 hubo denuncias comprobadas de intentos de fraude y hubo, también, violaciones flagrantes, por parte del gobernador Carlos Rovira, de todos los principios que rigen las vísperas electorales.

El propio gobierno nacional no fue inocente en tales quebrantamientos, porque dos de sus ministros más conocidos hicieron campaña pública por Rovira cuando ya regía la veda electoral, el viernes y el sábado. Aprovecharon que la veda comprendía sólo a Misiones para hacer campaña en lugar del gobernador, que no podía hablar.

El Gobierno difundió también hasta el viernes encuestas que resultaron fallidas: hubo de 20 a 30 puntos de diferencia entre lo que pronosticaron y lo que ocurrió. Como dijo en una notable autoincriminación Artemio López, el más cercano a Kirchner de todos los encuestadores, "errar es humano, pero no por tanto". El sentido político -y no humano- que tenían esas encuestas no era acertar, sino ejercitar cierta influencia sobre la opinión pública.

De todos modos, lo más grave para el sistema institucional fueron aquellos intentos de fraude que la televisión y los diarios mostraron con crudeza cuando filmaron y fotografiaron los DNI "truchos", sin foto, destinados a que paraguayos ingenuos -o no tan ingenuos- votaran en la elección misionera.

El segundo rango de gravedad lo tienen las peores prácticas clientelistas y proselitistas en las que cayó el gobierno de Rovira. Los conservadores de la década del 30, los del "fraude patriótico", eran hombres cándidos al lado del rovirismo. El problema de Rovira fue que han pasado 70 años y nada es igual a entonces.

Las formas de vida de la democracia pueden ser motivo de un debate democrático.

¿Debe el Presidente mantener cierto diálogo con sus opositores? ¿Es la democracia un sistema consensual, al que, en cambio, nunca le sienta bien un caudillo todopoderoso y omnipresente? Son preguntas legítimas, algunas de las cuales las ha respondido el propio Néstor Kirchner.

Ha dicho con ironía, por ejemplo, que le encantaría dialogar con la oposición, si ésta existiera. También ha subrayado, no sin razón, que no es culpa suya la impericia y la infertilidad de sus adversarios.

Lo único que está fuera de debate es el requisito ineludible de que existan elecciones limpias y de que se cumpla con los reglamentos y las normas electorales.

Hasta algunos caudillos mesiánicos de América latina, que ciertamente desvaloraron la democracia de la región, se han hecho elegir limpiamente. Son sus métodos posteriores los que han puesto en duda su condición de demócratas.

Rovira no sólo distribuyo documentos falsos; también hizo que el tribunal electoral de su provincia, que -cómo no- le responde a él, lo autorizara a inaugurar obras públicas, anunciar subsidios y minicréditos, y repartir prebendas y ayudas a manos llenas en tiempos electorales ya vedados para esas prácticas. Es la limpieza de la elección misma lo que se ponía en duda con tales prácticas.

* * *


¿Por qué ganó entonces el obispo Joaquín Piña?, podrá preguntarse ante tantas denuncias de incorrecciones. La respuesta es muy simple: el fraude y la manipulación sólo sirven si la diferencia entre los candidatos es por un margen estrecho. Cuando lo que sucede es una aplastante derrota, como la que tumbó a Rovira, ninguna maniobra electoral resulta eficiente.

El propio obispo aceptó que seguramente él había perdido algunos puntos por las tretas de Rovira, aunque no los suficientes como para opacar su victoria. Pero ¿qué habría sucedido, en cambio, si la victoria o la derrota se hubieran decidido por un puñado de votos? Desde ya, ese eventual escenario no habría sido una novedad: es lo que acaba de suceder en las elecciones de México y en las primeras vueltas de Brasil y de Perú.

La elección popular de los gobernantes es la base misma del sistema democrático y la Argentina no podría retroceder tanto con su democracia, que logró, a trancas y barrancas, sortear los varios y arduos períodos de escollos económicos y sociales que sucedieron en los últimos 23 años.

Lo peor es que nada de eso fue una sorpresa que vino de sopetón. Hace poco, un importante dirigente de la oposición, consultado sobre la fórmula electoral de los adversarios al oficialismo, que aún no existe, respondió, enigmático: "Hay que buscar fiscales antes que una fórmula presidencial". ¿Por qué? ¿Acaso hay duda de la limpieza electoral?, le preguntó este periodista. "Sí", fue la corta y seca respuesta.

El Presidente debería ser sincero y aceptar que hasta los funcionarios nacionales que envió a Misiones, en épocas todavía electorales, volvieron escandalizados por lo que vieron allí. Debería aceptar del mismo modo que se equivocó no sólo cuando decidió apoyar a un caudillo sin atributos; también erró cuando mostró un flagrante desconocimiento de la historia y habló en Misiones de una Iglesia complaciente con la dictadura, justo en una provincia donde la Iglesia tuvo independencia y dignidad frente al régimen militar.

Habló, en fin, de una Iglesia que los misioneros desconocen. Su paso por Misiones resultó, así, peor que si no hubiera pasado.

* * *


Los medios de comunicación son frecuentemente criticados por su liviandad y, a veces, los críticos tienen razón. Pero no puede desconocerse que han cumplido en Misiones un papel fundamental.

Sin las fotos de los diarios y sin las imágenes de la televisión, que mostraron los intentos de un fraude anquilosado, el patoterismo de los hombres con poder y el clientelismo en sus formas más perversas, quizá los misioneros habrían votado en la ignorancia de lo que hacían y decidían sus gobernantes.

El clientelismo político se está convirtiendo en una antigualla inservible en la era de las comunicaciones rápidas y masivas. Si la frivolidad es cierta en muchos casos, también el aporte que los medios están haciendo a la información colectiva -y, por lo tanto, a la civilización política- es igualmente verdadero. No es casual, entonces, la tensión creciente entre el poder y el prensa.Los conservadores de la década del treinta, los del "fraude patriótico", eran hombres cándidos al lado del rovirismo. El problema de Rovira fue que han pasado setenta años

Por Joaquín Morales Solá
Para LA NACION

Link corto: http://www.lanacion.com.ar/854682

Acerca de mí

Mi foto

Amo la vida en todas sus formas y las respeto; intento hacer docencia para la decencia porque me toca conocer muchos delincuentes en la función pública, y gente honesta que hace rendir un día como si tuviera 30 horas.

Archivo del Blog