16 may. 2006

Los malos pasos


Muy interesante nota de Sergio Carreras en La Voz del Interior del pasado 14 de mayo.
www.intervoz.com.ar


En el video, Marcela Torres dice haber sido engañada por su prima, la ex funcionaria radical Norma Perissinotto.
Bomba e intimidaciones
Soja, amenazas y videos
Por Sergio Carreras
Hace seis meses que dos DVD giran por diferentes despachos de los tribunales de Córdoba. Son películas caseras grabadas a dos personas que estuvieron relacionadas con la que se considera la más grande banda de estafadores en el negocio millonario de la soja. Uno de los DVD contiene el testimonio, de 58 minutos de duración, de Marcela Torres, ex esposa del legislador radical Héctor Dulla y prima de Norma Perissinotto, colaboradora de Eduardo César Angeloz, el hijo mayor del ex gobernador del mismo nombre.

En la grabación, Torres les habla de frente a tres hombres cuyos rostros nunca aparecen. “En lo que pueda ayudarlos, no tengo problemas, con tal de salir de este lío...”, les dice. Con el tono de una mujer engañada, cuenta que está quebrada, que perdió su casa y su camioneta y que tiene “cheques devueltos por toda Córdoba” por confiar en la promesa de su prima, quien le habría dicho que podía ganar buena plata si la ayudaba en “un negoción”.

Los DVD fueron entregados la semana pasada ante la Fiscalía Federal Número 2 de la ciudad de Córdoba, a cargo de Agustín Ferrer Vera, como parte de una denuncia por asociación ilícita y evasión impositiva, en la que se apunta a esas dos personas junto con otras 27.

Al mismo tiempo, las grabaciones (con las transcripciones hechas por la Policía Judicial) se encuentran en la Justicia provincial, como parte de una de las cuatro investigaciones sobre la llamada “banda de la soja” que lleva adelante el fiscal Maximiliano Hairabedian.

En estas cuatro causas se reparten y repiten casi exactamente los nombres de la denuncia federal, y desde el año pasado tomó intervención la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip). Tres contadores de este organismo gastaron un día entero en la fiscalía luego de que Hairabedian les permitió acceder a los expedientes. Esto porque, además de aparentemente estafar a particulares, el mayor afectado por el accionar de la banda sería el Estado nacional que, según estimaciones de abogados que intervienen en las causas, habría perdido de recaudar más de 100 millones de pesos.

El juego

de los cheques

En la grabación, Marcela Torres cuenta cómo operaba el grupo, en el que, según sus declaraciones, su prima Norma Perissinotto tenía un papel estelar. Ella, lo mismo que su hermana Karina, habría abierto cuentas en la sucursal de avenida Caraffa del Banco Río y pedido numerosas chequeras. En el mismo banco habrían abierto cuentas Perissinotto y su hermano Juan José.

Según el relato de Marcela Torres, su prima conseguía inversores convenciéndolos de que era una gran empresaria. Esto, según Marcela, lo lograba mostrándoles el alto nivel de vida que llevaba: ropa y carteras de marcas exclusivas, automóviles importados, maquinaria agrícola y casas en los mejores countries de la ciudad de Córdoba. Se afirma que para mostrar sus posibilidades económicas, Perissinotto se afirma con su familia al Hotel Holiday Inn, donde además instaló la oficina para manejar sus negocios.

Los inversores le habrían confiado cantidades de siete cifras, esperando aumentarlas gracias a la venta de soja. A cambio, habrían recibido cheques que les daban las hermanas Torres a modo de garantía.

Según la denuncia, al principio el inversor veía que el negocio marchaba. Devolvían los cheques a Perissinotto y a sus primas cuando éstas se los cambiaban por dinero. Pero para todos llegaba el momento en que el dinero no entraba y, ante la sospecha, se dirigían con los cheques al banco, donde descubrían que las cuentas estaban vacías, agregan los testimonios.

Esto fue lo que les habría pasado por lo menos a tres de las personas que acusaron a Perissinotto y sus colaboradores ante la Justicia y dieron pie a las tres causas por estafa que instruye Hairabedian.

Uno de esos inversores fue el ingeniero Gustavo Aliaga, quien según cuenta en su denuncia tuvo oportunidad de ver el despliegue económico de Perissinotto en un viaje a un campo en Pampayasta y en visitas que le hizo en dos casas del country Las Delicias.

Aliaga no sólo puso dinero personal sino también a través de sus empresas Enermec y Pronec. Esta última hacía cesiones de pagos a favor de Marcela Torres con base en certificados de obra de la Empresa Provincial de Energía (Epec).

En total, a Aliaga le habrían quedado debiendo 1.038.311 pesos. Una de las veces que fue a reclamar, Perissinotto le habría dicho que ella y sus amigos hacían lo que hacían sin temor a la Afip Córdoba, porque allí tenían amigos en cargos jerárquicos. “Perissinotto debería estar presa, pero un juez de control le dio la libertad entre gallos y medianoche”, dice Aliaga, que no puede creer el desarrollo que tuvo la investigación judicial.

Otro de los inversores que al parecer fue engañado es la señora Álvarez Loza, quien habría confiado todo el dinero obtenido de su divorcio de un importante empresario.

Asimismo, habrían sido perjudicados los hermanos Néstor y Jorge Montes, de Colonia Caroya, quienes cuentan que entregaron toda su existencia de soja guardada en silobolsas, valuada en 350 mil pesos, al transportista Ariel Ceridono, quien trabajaba para Perissinotto y les entregó cheques firmados por las hermanas Torres: cinco por un total aproximado a 100 mil pesos y uno en blanco, como muestra de confianza.

Ceridono es el protagonista del segundo DVD. Los hermanos Montes, a través de su abogado Carlos Reartes, fueron quienes presentaron la denuncia ante la Justicia Federal y aportaron los dos DVD grabados “con el consentimiento” de Torres y Ceridono, según afirmaron. El miércoles estuvieron en la fiscalía federal, ampliando su denuncia.



Cartas blancas

Perissinotto fue detenida en junio del año pasado en un departamento del barrio porteño de Palermo, uno de los 16 domicilios que sus denunciantes le habían identificado. Ahora está en libertad y todavía el fiscal Hairabedian la mantiene imputada en dos causas que investigan estafas. La semana pasada fue sobreseída por el juez Roberto Cornejo en una tercera, en la que estaba acusada de asociación ilícita junto con 10 personas, entre ellas sus primas.

Este sobreseimiento provocó desconcierto entre los denunciantes y no fue bien recibido en la fiscalía. “Entiendo que es una cuestión discutible, pero no la comparto”, señaló Hairabedian.

Lo más llamativo es que en esa causa se mostró, con numerosas intervenciones telefónicas, la cercana relación entre Perissinotto, sus primas Torres y quien, según los denunciantes, aparece como uno de los estrategas de la organización, Oscar Alberto “Oki” Yáñez.

En la casa de Yáñez fueron secuestradas cartas de porte en blanco de las hermanas Torres. Las cartas de porte son los documentos que permiten transportar la soja por las rutas y no se pueden entregar en blanco.

El fabuloso mercado negro que existe alrededor de estas cartas hizo que el Ministerio de Economía de la Nación anunciara la semana pasada la emisión de un nuevo tipo de cartas, confeccionadas con sellos de seguridad, como si se tratara de papel moneda.

El grupo de Perissinotto habría manejado siete mil de esas cartas para transporte de soja en el período que abarcan las denuncias. Según la denuncia presentada ante la Justicia Federal, muchas de estas cartas fueron elaboradas a nombre de una cocinera de Perissinotto, Esther Lencina, y de un albañil, Luis María Ciotta. La cocinera aparece transportando 1.800 toneladas de soja, y el albañil, 1.200 toneladas. Las restantes cartas están a nombre de las primas de Perissinotto y de su hermano.

Un elemento que mostraría la impunidad con que se realizaron estos negocios es que la producción movida con esas cartas de porte aparecía como proveniente del campo de Pampayasta, que con apenas 300 hectáreas sería un caso para el Guinness si produjera en cantidad semejante a la registrada en los documentos. La Afip simplemente no habría controlado que hubiera tantos productores inscriptos con un mismo campo.

Relaciones rotas y maletines

Marcela Torres cuenta en la grabación que aceptaron trabajar con su prima porque ella les aseguró que ya había roto su vínculo con Eduardo Angeloz (h), con quien no tenían buena relación. Pero pronto comprobaron que era mentira.

“Me harté de atenderlo por teléfono (...) Más de una vez fue Eduardo a mi casa con un maletín con 300 mil pesos”. Según Marcela, Angeloz (h) entró a su casa y vació los 300 mil pesos sobre un sillón, frente a sus hijos.

En la grabación, Marcela dice creer que toda la gente que ponía su plata en manos de Perissinotto lo hacía porque detrás estaba la figura de Eduardo Angeloz (h). “Usted les pregunta ‘¿por qué le diste plata?’, y responden ‘porque estaba Eduardo’. Todo el mundo prestaba sin aval”.

Pese a que Eduardo Angeloz (h) aparece mencionado en las causas judiciales y a que en su denuncia los hermanos Montes lo señalan como “jefe o ideólogo” de la asociación ilícita, no hay acusación judicial en su contra.

Años atrás, también fue denunciado en los tribunales de Jesús María por Silvana del Valle Gomariz de Mengo, por una prenda sobre una cosecha de soja, y su nombre apareció en otras causas judiciales planteadas por productores o dueños de campos de la zona de Río Tercero y en Santiago del Estero. Pero su abogado, Justiniano Martínez, señaló que no hay acusaciones concretas contra su cliente.

La relación entre Perissinotto y sus primas ahora se encuentra rota. Marcela Torres denunció a la ex funcionaria radical por haberse recibido de abogada pese a no haber terminado el secundario. Dijo que le robó su título y así se inscribió en la universidad.

En la grabación, Marcela Torres cuenta que corrió a la computadora para borrar todo y hacer desaparecer los disquetes con pruebas, cuando se lo pidió Perissinotto. Ahora no haría lo mismo.

En conversación telefónica con este diario, no quiso decir si había hecho la grabación de manera voluntaria. “He sido como una hermana con ella”, dijo a este diario. “Pero me engañó, perdí todo y ahora las cosas son distintas”.








Google







No hay comentarios.:

Acerca de mí

Mi foto

Amo la vida en todas sus formas y las respeto; intento hacer docencia para la decencia porque me toca conocer muchos delincuentes en la función pública, y gente honesta que hace rendir un día como si tuviera 30 horas.

Archivo del Blog