8 jun. 2005

Una Trampa

Por considerarlo muy de la actualidad, y siendo el escritor un hombre de vasta actuación pública, publicamos este articulo de "La Voz del Interior" del día 03/06/05.


Una trampa
Quedamos notificados. El presidente Kirchner asumirá la conducción de la campaña proselitista para que en los comicios de octubre se plebiscite su gobierno. No importa la calidad del futuro Congreso. Importa ejercer más poder, sin contrapesos ni controles. Para nuestro Presidente, se debe votar por el oficialismo para asegurar la gobernabilidad y la paz interior. Quienes lo voten harán una contribución “patriótica”. Y el resto (entre quienes me encuentro) pasaremos a las incómodas filas de la “antipatria”.
Es la misma canallesca descalificación que el peronismo viene utilizando desde sus remotos orígenes. Entre 1946 y 1955 su dogma y su liturgia silenciaron las opiniones opositoras, persiguieron a sus adversarios concediéndole facultades judiciales al Poder Ejecutivo y monopolizaron todos los medios periodísticos. Gobernaron con la suma del poder público. Y el delirio totalitario llegó hasta el extremo de sancionar una ley que declaró a su ideología como “doctrina nacional”. Quienes no adherían a ese evangelio eran tratados como “traidores a la patria”.
Transcurrió medio siglo desde que ocurrieron esos episodios que infectaron al país de miedo, dolor y odio, y nos arrastraron a una lucha fratricida. Ahora, otro presidente busca su canonización sin avergonzarse y sin medir con sensatez las consecuencias. Otra vez se intenta confundir y amedrentar colocando en un bando a los “verdaderos patriotas” y, en otro, a los “traidores”. Otra vez la amenaza de descalificar como “traidor” a quien no acompaña el proyecto oficialista.
Ferns, el célebre historiador inglés que descifró muchos de nuestros enigmas históricos en Gran Bretaña y Argentina, siglo XIX (1966) y en La Argentina (1972), al estudiar los trágicos episodios acaecidos entre fines de 1954 y comienzos de 1955, cuando Perón declaró su guerra de exterminio contra la Iglesia y la oposición política, afirmó: “Aunque uno no puede menos que admirar la audacia de sus maniobras, es preciso señalar que exhibía una grosería, insensibilidad y falta de respeto sin principios... que muy a menudo son características de una personalidad débil y neurótica”.
Este precedente se asemeja, como una gota de agua a otra gota de agua, a la actualidad.
Kirchner no quiere ejercer una presidencia débil, ha dicho. No le basta administrar a través de decretos de necesidad y urgencia, disponer a su antojo de gran parte del tesoro nacional y transformar a los Estados provinciales en dependencias del poder central. Quiere engullirse todo y no dejar espacios para sus adversarios.
Argentina no se extinguirá si los electores, en octubre, optan mayoritariamente por apoyar a la oposición. Los plebiscitos fueron utilizados con frecuencia por Hitler y Mussolini para imponer sus regímenes totalitarios. Es un sistema de carácter excepcional, que en los sistemas democráticos sólo se utiliza para asuntos de vital importancia, como declarar la guerra o asegurar la paz. Jamás para confundir a la sociedad frente a una elección que sólo está prevista para la renovación parcial de los cuerpos legislativos. Menos, para dividir al país entre “patriotas” y “antipatriotas”.

Raúl Faure

No hay comentarios.:

Acerca de mí

Mi foto

Amo la vida en todas sus formas y las respeto; intento hacer docencia para la decencia porque me toca conocer muchos delincuentes en la función pública, y gente honesta que hace rendir un día como si tuviera 30 horas.

Archivo del Blog